Bienvenido

BIENVENIDOS AL SITIO
Villa La Paz, Colonia Piamontesa
1858 - 17 de Octubre - 2010

Cuna de la Colonización Agrícola

Bienvenido
Inicio
Eventos
Turismo
Historia
Instituciones
Galeria

Historia:

 

1-
2-
3-
4-
5-
6-
7-

8-

 

 CAPITULO 6: LA PAZ, SIGLO XX

6. 1
6. 2
6. 3
6. 4
6. 5
6. 6

 

 

 

 

 

 

La Paz, Siglo XX
 

La Villa de La Paz (Colonia Piamontesa) está emplazada en una colina con una hermosa vista sobre el valle del Río Rosario, a sus pies.

Su fundación fue estrictamente fiel a las Leyes de Indias, con su trazado en damero y sus calles a medio viento hacia el Noreste y cuarto viento hacia el Nornordeste.

Su puerto, sus oficinas públicas, sus comercios, sus industrias, sus artesanos, le dieron en las primeras décadas del siglo 20 una febril actividad. Era el centro urbano de una vasta región de colonias agrícolas, suiza, valdense-piamontesa y española.

Después todo fue quietud y silencio. Otros centros urbanos surgieron y el trazado del ferrocarril y la ruta 1 la dejaron de lado. Ya no navegaron más por el Río Rosario los barcos a vela trayendo mercancías y llevando los productos de las colonias.

El trazado de la línea férrea a Colonia en 1901, fue el principio de la merma de actividad del Puerto Concordia, aunque su movimiento igual siguió siendo importante. En la década del 30 el trazado de la ruta 1 sí fue definitivo para marcar el cierre de la vía fluvial como opción de tránsito comercial o de pasajeros.

Sin embargo la merma de la actividad pueblerina no fue abrupta, sino que lentamente fue disminuyendo en su influencia en los alrededores, mientras paralelamente otras localidades tomaban más protagonismo. El aislamiento de las principales vías de comunicación (ferroviaria y carretera) más la pérdida de importantes oficinas públicas contribuyeron a su disminución de actividades. 

El traslado del juzgado y la comisaría hacía Colonia Valdense y la clausura de la línea de la empresa de ómnibus O.N.D.A. fueron golpes fuertes pero nunca llegaron a quebrar ese espíritu localista en la búsqueda de lograr otras orientaciones para la actividad de un pueblo que nunca se resigno a morir.

En 1908 con motivo del cincuentenario del pueblo visita la localidad el vice- moderador de la iglesia valdense pastor Bartolomé Léger como lo habían hechos anteriormente el moderador Juan Pedro Lantaret en 1869, el presidente de la comisión de evangelización pastor Mateo Prochet en 1894 y el vice-moderador pastor Enrique Tron en 1898.

También visita la localidad y se hospeda en el Hotel Concordia el presidente de la república Doctor Claudio Williman, segundo presidente que llegaba luego de la visita a fines del siglo 19 del general Máximo Santos.

En 1933 los festejos del 75º aniversario del pueblo marcaron algunos acontecimientos de destaque: una excursión a Florida el 11 de noviembre y un acto civil en La Paz el 18 del mismo mes.

En 1943 más concretamente el 24 de septiembre se conmemoró el cincuentenario de la consagración del templo con un programa que incluyó palabras del pastor Ernesto Tron, Himno número 8, Lectura Bíblica por el pastor Carlos Negrin, Oración por el pastor Silvio Long, Himno número 142, Sermón por el presidente de la comisión ejecutiva pastor Juan Tron, Himno Construyendo estamos, Discurso conmemorativo por el presidente de la Sociedad de Historia Valdense Pastor Emilio Ganz, Himno Dios del cielo clemente interpretado por el coro de La Paz siendo el que se cantó con motivo de la consagración del templo el 24 de septiembre de 1893, Himno Gloire au Dieu d’Israel, Mensajes fraternales, Himno Serment du Sibaud, Bendición por el pastor Pedro Bounous, Té ofrecido a la concurrencia, torneo deportivo de la juventud. Por la tarde buffet con refrescos y naranjas y por la noche velada y chocolate a beneficio de la Unión Cristiana de Jóvenes de La Paz.

Volver

 

 

 

 

 

 

6. 1

Centenario (1958)

 

Importantes actos se llevaron a cabo con motivo del primer centenario del nacimiento de Villa La Paz y del comienzo de la colonización valdense en territorio americano.

La comisión popular pro-festejos se reunió por primera vez en Colonia Valdense el 8 de agosto de 1957 incorporándose recién en la siguiente sesión delegados de La Paz. Los representantes paceños fueron además del presidente de la Junta Local Enrique Plavan-recordamos que hasta 1975 toda la zona correspondía a la Junta de La Paz- Jorge Bonjour y Américo Togniotti por el club Nacional de fútbol, Walter Maurin y Elso Barredo por el club Náutico Concordia, Julieta Salomon de Long y María Blanca Juele por la Unión Cristiana de Jóvenes, Ruperto Moleda y Luis A. Félix por el Centro Social La Paz, Carlos Juele y Juan Ernesto Klett por la comisión de Educación Física, Tomás Ackermann e Ildefonso Long por la comisión Pro Fomento Escolar.

En la Mesa Ejecutiva ocuparon cargos cinco personas de La Paz a saber:

Juan Ernesto Klett en Secretaría, Carlos Juele en Tesorería, Walter Maurin, Luis A.Félix y Enrique Plavan como vocales. Entre las mejoras que propuso la comisión como objetivos básicos destacamos las siguientes: edificio propio para la Policlínica de La Paz, incorporando Clínica Dental, Agua Corriente, camino carretero desde Picada Gambetta hasta Cosmopolita pasando por La Paz, con sector bituminoso desde Comercio Ingold hasta la villa, escrituración del predio de la plaza de deportes y mejoras, parador en la villa, terminación de las obras del club Náutico Concordia y canalización del arroyo Rosario, ampliación y refuerzo del alumbrado y emisión del sello postal conmemorativo.

Como dato anecdótico dice la revista del Centenario “a pesar de reconocerse la pertinencia y oportunidades de todas las solicitudes presentadas, el Comité Popular entendió que cabían posibilidades de realizar únicamente los dos puntos que encabezaban la lista de aspiraciones (Liceo en Colonia Valdense y Policlínica en La Paz) dadas las notorias dificultades económicas porque atraviesa el país”.

La Exposición Agro-Industrial se llevó a cabo del  5 al 20 de octubre en Colonia Valdense sobre Avenida Daniel Armand Ugon en un amplio galpón construido especialmente de 30 metros por 10 y dos enormes carpas totalmente cerradas, cedidas para realizar en su interior parte de la muestra. Los expositores paceños fueron en la ocasión Neldo Oliphant (manualidades y souvenirs) y  Planchin (cestería).

Se programó además para el 21 de octubre una excursión a Florida para visitar las primeras chacras que ocuparon los valdenses en el Uruguay.

Volver

 

 

 

 

 

 

6. 2

Programa de Festejos

 

Se iniciaron el domingo 5 de octubre con la recepción de autoridades, himno nacional, himno Valdense, cohete Bandera Nacional y suelta de palomas mensajeras. Posteriormente un gran desfile de maquinaria agrícola y locomoción utilizados en los cien años de la colonia. El desfile encabezado por la Banda Militar del Batallón Florida en traje de época.

Inauguración de la exposición y discursos, concluyendo con lunch en honor a las autoridades e invitados especiales.

Jueves 9: Quema de fuegos artificiales preparados por la sección pirotecnia del Batallón Ingenieros número 5.

Viernes 10: (organizado por la iglesia Valdense) almuerzo, recepción al moderador y visitantes valdenses y suizos, colocación de la piedra fundamental de la Casa Valdense, descubrimiento de la estela de granito en memoria de los primeros colonizadores valdenses en el cementerio. Revocación escénica de la colonización frente al templo en Colonia Valdense.

Sábado 11 : A la salida del sol salva de bombas y vuelo de campanas, hora 10 acto conmemorativo del centenario de la fundación de la primera colonia valdense en la iglesia evangélica valdense de villa La Paz; hora 11y30 recepción de autoridades nacionales y departamentales en la intersección de la carretera nacional ruta número 1 con la avenida Daniel Armand Ugon ; hora 12y30 almuerzo en el Club Náutico Concordia con discurso de bienvenida a las autoridades y delegaciones Italo-Suiza y Argentina ; hora 15y30 inauguración del monumento a los fundadores de la primera colonia valdense en la Plaza Doroteo García con los siguientes actos: desfile y parada militar, suelta de palomas, oratoria, banda militar y coro valdense; hora 19y30 salva de bombas y vuelo de campanas.

Domingo 12: culto presidido por el moderador de la iglesia Valdense en el templo de Colonia Valdense, acto público de recordación histórica, acto en el Hogar para Ancianos y concierto de canto y órgano en el templo de Colonia Valdense.

Domingo 19: Concierto de la Banda Municipal de Montevideo en el predio de la exposición.

Domingo 26: Almuerzo popular en el local de la Exposición.

Volver

 

 

 

 

 

 

6. 3

Monumento a los Fundadores

 

La revista del Centenario dice “Por decreto del Poder Ejecutivo, de fecha 26 de diciembre de 1946, se designó una Comisión Vecinal pro Monumento a los fundadores de la Colonia Valdense. En su primer momento la comisión quedo integrada de la siguiente manera: Presidente: Luis Arnoldo Félix, Secretario: Juan Ernesto Klett, Tesorera: María Emilia Dovat de Fernández, y vocales: Beatriz Pons de Juele, Julieta Salomon de Long, Juan Pedro Maurin, Ernesto Tron, Emilio Ganz y Daniel Davyt Tron.

Como consecuencia del fallecimiento del pastor Ernesto Tron, del profesor Daniel Davyt Tron y del señor Juan Pedro Maurin se incorporaron posteriormente Amadeo Soler, Pablo Vence y Enrique Maurin.

Esta Comisión Vecinal trabajó desde su creación, para obtener los recursos que les permitiera erigir el monumento a los Fundadores de la Colonia Valdense, habiendo obtenido a tal fin la suma de 30.000 pesos del Poder Ejecutivo, como adhesión de dicho poder del estado al centenario de la referida colonización valdense en el Uruguay.

En Julio del año pasado-sigue diciendo la revista-se firmó contrato con el escultor José Belloni, que dio término a su obra recientemente. La elocuente pieza escultórica que simboliza el esfuerzo de quines forjaron en el pasado el cimiento de la actual realidad valdense en el país, se inaugura el 11 del corriente mes de octubre, con una ceremonia oficial en la plaza de Villa La Paz C.P., justamente en el sitio histórico en que hace cien años, se detenían las carretas que conducían desde la Florida a los primeros colonizadores”.

También con respecto a la inauguración del monumento una edición especial del periódico “SUR” del 5 de octubre de 1858 dice “ La inauguración del monumento a los fundadores de la Colonia Valdense que se efectuará el 11 de octubre, en el lugar de su emplazamiento, obra del fecundo artista uruguayo, don José Belloni, es el mejor testimonio de su obra. El escultor, en una maravillosa concepción de pasado y presente, ha plasmado en la figura central, todo el esfuerzo contenido en el hombre que se afana por apegarse a la tierra. La pala simboliza, sin lugar a dudas, el instrumento que al penetrar en el suelo, hace que éste, retribuya el esfuerzo con maravillosa generosidad. El bajorrelieve, reproduce con exactitud el cuadro familiar a la luz de la “lume” su lámpara querida, alimentada con aceite. Allí está el padre de la familia leyendo para instruir a su prole. La madre trabaja hilando lana para construir abrigos para su familia. La numerosa prole, habla de la fe que poseían sus padres en el futuro realmente promisorio de la incipiente colonia. Allí quedará el monumento no como un monumento más, sino, como ejemplo para las generaciones que nos sucedan. Él dirá al viajero, que un puñado de valientes conquistaron la tierra y enseñaron sus métodos casi incambiados, a todos aquellos que supieron imitarles. Él dirá también al que pase, que el trabajo del agro es sin lugar a dudas el más importante; de ese trabajo depende la vida y la prosperidad de un país. El retorno al trabajo inteligente de la tierra debe ser aspiración suprema de autoridades y pueblo, si queremos afianzar  nuestra prosperidad con bases sólidas y perdurables y queremos dignificar la existencia humana. Ellos nos enseñaron que el aparente penoso trabajo de la tierra, no impide cultivar también, las regiones superiores del espíritu.

Si alguna duda quedara, miremos la Colonia....y apreciaremos su extraordinaria prosperidad y el encantador jardín, que es toda su zona rural”.

Volver

 

 

 

 

 

 

6. 4

Desarrollo agrario e industrial

 

Desde su arribo al Uruguay, los valdenses se caracterizaron por su afán de trabajo y espíritu emprendedor, puestos de manifiesto en las duras tareas del agro. Su orientación fue desde un comienzo la de la explotación granjera, que permite el trabajo diversificado en el que intervienen todos los miembros del núcleo familiar y abre más amplias posibilidades al rendimiento económico de las pequeñas áreas de que se dispone. Consecuencia de ello es que el censo de 1956 marca que en la colonia con una extensión de 20.932 hectáreas, esté subdividida en 626 predios, con un promedio general de superficie de 33 hectáreas por predio, los que corresponden en un 60 % en propiedad, a sus ocupantes. Estos altos porcentajes colocan a la zona en un 15 % por encima de los promedios nacionales. El rápido desarrollo se ha basado en la firme y acertada decisión de utilizar en el mayor grado posible las conquistas de la ciencia agronómica y la maquinaria y herramientas que la más moderna técnica pone a disposición  de quien trabaja la tierra. Al mismo tiempo las cooperativas y la intensa campaña de recuperación de suelos por empleo de fertilizantes y la siembra de forrajeras adecuadas han incrementado los altos rendimientos.

Los datos de producción para la colonia en 1956 son los siguientes en toneladas: trigo de pan 2770, maíz 1997, papas 1132, uvas 1125, girasol 927, zapallos 334, boniatos 292, duraznos 262, queso 234, lino 116, naranjas 98, cebada cervecera 89, zanahorias 52, manzanas 35, ciruelas 34, membrillos 30, cebollas 27, crema 26, limones 24, peras 16, trigo de fideos 15, manteca 14.

Producción lechera 1.869.288 litros.

Producción avícola: pollos 18424, gallinas 37078, huevos 339881 docenas.

Lana 7893 Kg, Miel 4039 Kg.

Valor de la producción en pesos 3.430.227.

Valor del stock animal en pesos 2.451.817.

Valor de la maquinaria en pesos 5.053.790.

También el desarrollo industrial merece un reconocimiento, éste se basa en la industrialización de los sub-productos de la leche utilizándose aproximadamente 4.000.000 de litros de leche por año, con una producción de 240.000 Kg. de queso, 27.000 Kg. de crema y 15.000 de manteca.

Todo esto dentro de la industrialización que puede llamarse “casera” , sumándose  la que realizan las usinas de “La Positiva” y “Brisas del Plata” que además elaboran frutas, verduras y caramelos.

La vitivinicultura ofrece un área cultivada de 200 hectáreas. El proceso de la uva llega a las bodegas que producen los vinos de cotizadas marcas como “El Favorito”, “El Avión”, “Récord” y “Cruz del Sur”. La elaboración anual de vinos llega a los dos millones de litros.

En el ramo avicultura se destacan los establecimientos Centenario y Davyt Hermanos con capacidad anual de 100.000 pollitos BB.

Todo este panorama económico corresponde a 1956 para toda la cuarta sección que comprende La Paz, Colonia Valdense, la zona de playas y las rurales aledañas.

Volver

 

 

 

 

 

 

6. 5

Posibilidades como fuente turística

 

La revista del Centenario nos brinda un interesante panorama de los que se consideraba en 1958 como una posibilidad de desarrollo turístico para la zona. Al respecto dice “...entre las zonas del país que mayores atracciones reúne. En efecto: si la naturaleza la dotó de destacables aspectos topográficos y panorámicos, sus pobladores han sabido descubrirlos y emplearlos a favor de un intenso usufructo higiénico y estético. Diez kilómetros de costa sobre el Río de la Plata, desde el Cufré hasta el Rosario, son diez kilómetros de playas extraordinarias por su anchura y la inmaculada limpidez de sus arenas. La leve salinidad de las aguas y el atisbo de yodo que el flujo oceánico hace llegar hasta aquí, son de un equilibrio perfecto y constituyen en cierto modo la condición ideal para disfrutar sin peligros ni molestias de los benéficos baños de mar. El vecindario de la Colonia y de las zonas vecinas, y aún el de zonas lejanas, ha establecido en forma inequívoca su preferencia por las playas valdenses.

A lo largo de sus numerosos balnearios, se han levantado centenares de residencias veraniegas, todas de gusto y costo destacables. Pueden nombrarse así las playas Parque Fomento, Los Pinos, Parant, Zanja Honda, Playa Azul, Britópolis, Blancarena y Maurin, todas las cuales constituyen exponentes elocuentísimos de la importancia alcanzada...de una actividad que en primera instancia propende al solaz y el esparcimiento de sus pobladores, pero que a la postre significa una invalorable contribución a los esfuerzos turísticos...En el extremo oeste de la cinta de playas, desemboca el Río Rosario, cuyo curso constituye el límite norte y noroeste de la sección. En la desembocadura se encuentra la población de Boca del Rosario, en la que tiene sus millonarias instalaciones la empresa Indaré S.A., dedicada desde hace muchos años a la extracción de piedra y arena para su exportación a la Argentina. En estos momentos-y después de la ruinosa paralización de actividades determinada por los asuntos políticos de la vecina orilla-la empresa reinicia las exportaciones....disminuido para el comercio de cabotaje (el río Rosario), como consecuencia del perfeccionamiento y la agilidad alcanzada por la locomoción terrestre, conserva empero el prestigio de su belleza, espectáculo que por sí sólo es capaz de promover la atracción turística. Tajando una vegetación exuberante y fertilizando tierras que los agricultores ribereños roturan y fecundan a favor de su proximidad bienhechora, el Rosario desciende desde más allá de las ya inútiles represas del legendario Molino Quemado y soslayando hermosa ciudad homónima del Colla, cae sobre las turbinas del importante y remozado Molino Valdense. Sorteando luego las pintorescas colinas de La Paz, el Rosario termina por aplanarse en un plácido fluir de unos veinte kilómetros de recorrido hasta fundirse en el Plata...adentrándose en ella, encontramos la Villa de La Paz, que constituye el primer ejido urbano de la sección. Su amanzanamiento fue apenas posterior al arribo de los primeros valdenses, que precisamente desuncieron los bueyes de sus carretas en la actual Plaza Doroteo García...La Paz, lleva en el nombre el sentido de su vivir: apacible y casi eglógico. En 1930 la cinta de hormigón, al dejarla a un costado de la ruta de tránsito comercial, le impuso cámara lenta a su progreso que, naturalmente, ha de llegarle cuando la Comisión Nacional de Turismo “descubra” la riqueza potencial de sus atributos panorámicos y de sus sitios históricos”.

Volver

 

 

 

 

 

 

6. 6

Década del 60

 

En 1964 se realiza la bituminización de la mayoría de las calles de la villa y en 1968 se llega a los 110 años de la colonia también con una serie de festejos. Una exposición se abre en el predio que actualmente ocupa la Casa Valdense en tanto que en La Paz los festejos se concentran del 17 al 19 de octubre. También en este aniversario se habla del potencial turístico de la zona indicando la revista titulada “110 AÑOS DE LABOR VALDENSE” que toda la colonia se ve bañada por las aguas del Río de la Plata con excelentes balnearios...aparte existen otros atractivos, como ser el Club Náutico Concordia en La Paz, las costas del Río Rosario, el antiguo molino Valdense, la ex fábrica de Alcoholes, las corrientes de aguas internas marginadas de frondosa arboleda que invitan a los camping....

 

Últimas décadas

La separación de las juntas locales en 1975 y la no pérdida de la misma como había acontecido con el juzgado y la comisaría marcan una mejor presencia de La Paz en este hecho puntual.

Las festividades continuaron realizándose en la llamada Semana de La Paz siempre en fechas próximas al 17 de octubre destacando junto a la marcha de las antorchas el almuerzo del reencuentro.

De un bosquejo realizado por la Comisión del Patrimonio de Villa de La Paz y Rincón del Rey rescatamos esta interesante descripción de su actual realidad... “Todo invita hoy a sentarse en uno de los bancos centenarios de su plaza, a la sombra de las frondosas tipas y disponerse a disfrutar del silencio, de la policromía de las viejas paredes descaradas, de los rumores que llegan del monte virgen cercano y de ese airecito que en la cuchilla siempre sopla suave y reconfortante. A veces un perro, con andar cansino, pasa sin mirar. Todo habla de paz. Pero también hay vida pujante es esta villa que siempre se negó a morir. El bullicio de la Escuela, las campanas de las dos iglesias, el ómnibus que pasa y el más lejano e intenso ir y venir de la fábrica de dulces  Los Nietitos que desde la orilla del pueblo crece hacia el campo como para no alterar la armonía de esta joyita urbanística y arquitectónica. Vale la pena recorrer sus calles, caminando, sin apuro, disfrutando de paso de la simpatía de la gente y disponerse a conocer las bellezas que se esconden a cada vuelta de esquina...”.

Volver